Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

  El desafio de la mente

Cada día el anestesiólogo pretende emular el sueño fisiológico. Este laberinto de redes neuronales e intermediadores, impone un delicado manejo, un inquietante desafío.
AUTENTICARSE

ÚLTIMO VIDEO

EL DESAFIO DE LA MENTE

04/08/10

Cien billones de neuronas, interconectadas por medio de innumerables neurotransmisores y señalizadores,
han logrado, a través de la historia de la evolución, adaptarse a un ritmo circadiano que cumple
etapas pautadas, coordinadas, necesarias. Pretender que diariamente los anestesiólogos podamos
simular este mecanismo sin generar trastornos al corto, mediano y largo plazo, es una utopía.



Untitled

Los distintos estados de la conciencia son fenómenos que necesariamente deben correlacionarse con acciones neuronales que puedan explicarse por corrientes neurobiológicas más que por teorías metafísicas, hasta ahora indemostrables.

El sueño endógeno y el componente hipnótico/sedante de la anestesia comparten una propiedad clave fundamental: ambos crean la falta de respuesta a la estimulación externa.    Partiendo de este punto común es que se cae en la tentación de creer que sueño fisiológico y sueño farmacológico son un estado similar alcanzado por vías distintas. Dormir y despertar, el ritmo que caracteriza a los seres vivos a lo largo de toda la evolución, dista de ser un simple esquema de reposo-actividad. Aunque también la anestesia provoca esta secuencia, y también el blanco sea el sistema nervioso central, la desorganización que provocaa, dista mucho de inducir la acción reparadora y la reorganización homeostática funcional del sueño fisiológico.

La anestesia general, la sedación, la hipnosis, comprometen el funcionamiento de muchas estructuras nobles. Lograr un funcionalismo equilibrado de todas, es un arte que requiere de una observación aguda, un accionar razonado y planificado, un aprendizaje constante. Más aún cuando el primer objetivo sobre el que se pretende actuar es el sistema nervioso central.

Cien
 billones de neuronas, interconectadas por medio de trillones neurotransmisores y señalizadores han logrado, a través de la historia de la evolución, adaptarse a un ritmo circadiano que cumple etapas pautadas, coordinadas, necesarias. Pretender que cada día podemos simular este mecanismo sin generar trastornos al corto, mediano y largo plazo, es una utopía.

Quien no comprenda esto se sentirá omnipotente a cualquier desafío, incluso al más simple e incomprendido que nos enfrentamos cotidianamente al pretender simular un estado endógeno complejo: el desafío de la mente.-




Bibliografía:
Comentario del autor:
Imágenes
Para ver las imágenes de este artículo haga click aquí
Comentarios:
anterior 1 siguiente
Agregue su comentario